Expresidente de Bolivia acusado de terrorismo y sedición

Evo Morales, el expresidente interino de Bolivia renunció al poder en 2019 y actualmente se encuentra bajo orden de arresto por propiciar el terrorismo y por sedición.

Al parecer, el partido al que pertenece Evo Morales, Movimiento al Socialismo, se encuentra casi que considerando un golpe de estado ante la administración conversadora que ahora lidera al país y que se encuentra bajo el liderazgo de Jeanine Áñez.

De hecho ya varios funcionaron que estuvieron ejerciendo bajo el mandato de Evo Morales han recibido órdenes de captura y otros actualmente se encuentran detenidos.

Es bastante delicado considerando que se le acusa a Evo Morales de llevar a cabo unas reelecciones fraudulentas y de reprimir ilegalmente la disidencia en el país.

En el pasado, cuando Morales abandonó el poder empujado por las protestas en 2019 por las reelecciones, el gobierno de transición también intentó enjuiciar al expresidente y a los funcionarios clave de su gestiónd e gobierno por manipulación y fraude electoral.

Sin embargo, parece que el partido de Movimiento al Socialismo ha vuelto a ganar bajo la tutela de Luis Arce y el expresidente está de regreso.

Esto puso en juego, antes de la nueva acusación de Evo que surgió, una primera maniobra por parte de la independiente Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, una agrupación democrática que surge en los años 70 y 80  con el fin de acabar con las dictaduras militares y de fuerzas armadas en la historia del país.

Aquí, aliados y enemigos de Morales alegan que han sido víctimas de persecución luego de la renuncia del exmandatario. En ambos bandos personas han sido acusadas de diversos crímenes relacionados a la política y se encuentran bajo investigación.

Por ejemplo, el Gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, también se encuentra bajo investigación. Este fue un personaje clave para crear presión sobre la destitución de Evo Morales.